La intervención psicológica en la infancia y adolescencia se aborda desde la perspectiva evolutiva del niño y se lleva a cabo un tratamiento integral de los problemas personales, familiares, escolares y sociales, que pueden aparecer en esta etapa tan temprana de la vida y tan decisiva para el desarrollo del niño/a.

Los niños/as en las etapas iniciales de la vida, van moldeando su identidad y están inmersos en un proceso continuado de cambio, en los cuales acontecen transformaciones importantes, tanto en su personalidad, como en su conducta. La base de estos cambios es una conjunción de factores, por un lado, los pertenecientes a la etapa de maduración y, por otra parte, los cambios se producen en el terreno de lo social y lo cognitivo. Estos cambios pueden influir en el origen y mantenimiento de muchos problemas, porque a veces estos retos se hacen muy grandes para los niños. Diferenciar si una conducta o comportamiento son parte de la evolución infanto-juvenil o se trata de un problema no siempre es fácil. Un terapeuta les puede ayudar a salir de dudas.

Si tienes alguna dificultad es hora de contactar con un psicólogo, desde Conducta y Salud contamos con un departamento especializado en psicología de la infancia, en el que se analiza cada caso. Por un lado, se tienen en cuenta las diferentes etapas del desarrollo para diferenciar los comportamientos adecuados e inadecuados para su grupo de edad y por otro, la intervención se lleva a cabo con el menor y los padres, a quienes se les proporcionan las pautas necesarias para manejar adecuadamente las conductas inadecuadas y las dificultades que tiene el menor. Cuando el caso lo requiere se incorpora al programa de intervención, previa autorización de los padres, a los profesores y a los cuidadores que participen en su crianza, con el propósito de obtener información sobre el niño, darles pautas que favorezcan conseguir los objetivos marcados y conseguir su colaboración.

Si piensas, “no sé qué hacer”, es el momento de acudir a un profesional para que te de la respuesta.

 

Nuestra intervención se basa en tres principios.

  • Resolver la demanda.
  • Prevenir la aparición de nuevos problemas.
  • Promover la capacidad personal y el ajuste socio familiar.

 

Para conseguirlo se trabaja desde:

  • La evaluación rigurosa.
  • La elaboración de un plan de intervención que conjugue la solución de la demanda-necesidad con la adquisición de las estrategias necesarias para conseguirlo y evitar tanto las recaídas como la aparición de otros problemas.
  • El ajuste del tiempo de intervención.
  • El desarrollo de la autonomía para vivir con independencia terapéutica.


¿Cuándo hay que llevar un niño/a al psicólogo?

  • Si tiene dificultades en el habla o en el aprendizaje
  • Si tiene cambios de humor frecuentes y repentinos
  • Presencias de conductas tales como: ira incontrolable, pérdida de apetito, tristeza, miedos no propios de su edad, …
  • Si le cuesta relacionarse
  • Si tiene dolencias …. Recurrentes y en aumento.
  • Si estáis en un proceso de separación o divorcio.
  • Si cambia de colegio o de lugar de residencia, ….

“Educar no es fácil y los hijos no traen un manual de instrucciones cuando nacen.”

Atendiendo al desarrollo infantil, las dificultades psicológicas que pueden surgir en las diferentes etapas son: